Lab Genesis

17 FEB 2016

Hacer del Desayuno la Comida más Abundante Puede Ayudar a Controlar la Glucosa durante Todo el Día

Investigaciones han demostrado que los niveles de glucosa se elevan en respuesta a los alimentos de forma diferente en ciertos momentos del día. Una comida ingerida en la noche elevará la glucosa en la sangre a un punto alto y se mantendrá en ese nivel durante más tiempo que si la misma comida se ingiriera en la mañana. Esto ocurre, en parte, porque las hormo-nas y enzimas que ayudan a procesar los alimentos y el control de la glucosa en la sangre se liberan a un ritmo diferente cada día, dependiendo de los períodos de oscuridad y de luz.

Sin embargo, el momento y el contenido de las comidas también pueden afectar la manera en que el cuerpo procesa los alimentos. Estudios recientes han demostrado que cambiar el horario de las comidas habituales (por ejemplo, saltarse el desayuno) o tener ciertos patrones de comida (como comer comidas de alta en-ergía en la cena), pueden alterar la forma en que el cuerpo maneja los alimentos, lo que conduce a altos niveles de glucosa en la sangre después de las comidas y altos niveles de Al C.

Por el contrario, en estudios con animales, las dietas con comidas altas en energía por la mañana, pero sin alimentación por la noche o con períodos de alimentación por tiempo limitado, redujeron tanto los niveles de glucosa como el peso. Estos es-tudios sugieren que no es sólo cuándo se come, sino también qué y cuánto consume en diferentes momentos del día, lo que afecta los niveles de glucosa.

—Fuente: American Diabetes Association